tarta refrescante de bocaditos de limón

En mi infancia cada vez que se abría una caja de galletas surtidas (por lo general cuando venía alguna visita), lo primero que cogía eran los bocaditos de limón, me encantan! después digamos que le daba un buen repaso al resto de la caja, no fuera a ser que de un día para otro se estropearan 😉
En esta ocasión he empleado los bocaditos para elaborar una tarta, similar a la de “oreo”, cremosa y refrescante con un maravilloso sabor a limón, que hará las delicias de los que sois amantes de este cítrico. Os animo a probarla porque está realmente deliciosa!!!

 
Ingredientes para un molde de 20cm

Para la base:

  • Emplearemos 16 bocaditos (un rulo) 2 los reservamos para la decoración, a los 14 restantes le retiraremos la crema (que utilizaremos para el relleno de la tarta)
  • 60gr de mantequilla derretida

Para el relleno: 

4 hojas de gelatina
300gr de queso de untar
300gr de leche condensada
1 yogur de limón
4 cucharadas de zumo de limón

Preparación de la base:
Untamos con una pizca de aceite o mantequilla las paredes del molde para que actúe de pegamento y  forramos la base y los laterales con papel de hornear, reservamos.

Reservamos dos galletas con crema. Separamos el resto de galletas de la crema en dos cuencos.

Trituramos las galletas con un robot de cocina o dentro de una pequeña bolsa de plástico a la que le pasaremos el rodillo por encima. Las vertemos en un bol y le añadimos la mantequilla derretida, mezclamos y a continuación colocamos la mezcla dentro del molde, presionamos un poco con el dorso de una cuchara para que nos quede más compacta.

Preparación de la crema:

Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría unos 10min aprox mientras preparamos los demás ingredientes.

En un bol mezclamos con unas varillas manuales o eléctricas, el queso, la mitad de la leche condensada (la otra mitad la usaremos para derretir la gelatina) el yogur y el zumo de limón. Removemos bien hasta que nos quede una crema suave.

En un cazo ponemos a calentar a fuego suave el resto de la leche condensada que reservamos junto con la crema de las galletas, removemos un poco para que se disuelva.

Cuando esté caliente le incorporamos las hojas de gelatina escurridas,

Mezclamos, dejamos que se temple y la vertemos poco a poco encima de la crema removiendo para que se integre todo bien. Probamos la crema por si nos hiciera falta añadir un poquito más de azúcar, dependiendo de vuestros gustos.

Vertemos la mezcla dentro del  molde, lo agitamos ligeramente para que nos quede uniforme.

Introducimos en el frigorífico como mínimo unas tres horas, cuanto más tiempo esté mejor.
Una vez que haya cuajado rallamos por encima las dos galletas que habíamos reservado (con la crema).

Retiramos el molde y nos ayudamos del papel para transportarla a la bandeja donde la vayamos a servir, con cuidado lo retiramos.

Decoramos como más nos apetezca!

En mi caso lo que hice fue pelar un limón en círculo con un pelador de patatas, luego las corté en tiras muy finitas con el cuchillo simulando unos hilos. Como veis queda bastante favorecida :=)

Sencilla y refrescante, estoy segura de que vais a repetir en más de una ocasión 😉

Fuente: http://unapinceladaenlacocina.blogspot.com/2015/04/tarta-refrescante-de-bocaditos-de-limon.html

Add Comment